A.N.U.S.

American Nihilist Underground Society

ANUS.COM: American Nihilist Underground Society (A.N.U.S.) at www.anus.com
  Mailing list:
Search anus.com:
El Mundo Pequeño

Hay una vieja expresión que revela el grado en que nosotros como individuos no tenemos fe en la sociedad. "Mantén la cabeza baja", decían nuestros abuelos a nuestros padres, lo que significa: trabaja duro e ignora el resto.

Esta fascinante declaración sugiere en primer lugar que meterse en los asuntos de uno es necesario para escapar de un mundo de agresiva competencia y, en segundo lugar, que este mundo necesita de un escape, porque no hay objeto en observarlo - como tratar de encontrar puntos de referencia en la costa mientras uno es barrido hacia abajo por un río de caos, es desorientador, incluso aterrador.

Una generacion o dos más tarde, sin embargo, podemos ver el problema en este tipo anárquico de declaración "vive y deja vivir". Si uno no provee una guía a la sociedad en grande, esta como colectividad se encamina hacia el más bajo común denominador y, un día, despiertas del sueño inducido por el trabajo en tus 60s para darte cuenta de que tu país se ha desviado hacia el tercer mundo. ¿Cómo sucedió esto? La cabeza baja significa ninguna conciencia más que por uno mismo.

Actualmente, el cinismo llega a su cima a medida que nuestra sociedad insiste en gritar sus fracasos desde la más alta de las montañas. Estamos en busca de salvadores, o de alguien más que le importe, sin pensar que un receptor debe comprender la importancia de un mensaje antes de que él o ella lo busque.

Nosotros, los no-desorientados, estamos exhaustos como el resto, pero por razones diferentes. Estamos cansados de ver siempre a los malos ganar mientras pretenden ser buenos. Estamos cansados de ver a los favoritos de la masa abrumar por medio de las muchedumbres a la mejor opción. Estamos agotados con el tedio de encontrarnos con una sociedad en constante movimiento y competencia, sin siquiera producir claridad.

La mayoría de la gente está cansado de esto también y así recurren a la negatividad. Dicen cosas horribles de sus paises, sus etnias, sus familias, de ellos mismos y de su especie. Se sienten sin poder para el cambio, así que se rinden. Hay infinitas maneras de rendirse, pero las más significativas son el suicidio, los comportamientos autodestructivos y la negatividad prevaleciente que lleva a la baja autoestima crónica.

Los medios de comunicación ayudan a este proceso. Las malas noticias venden mejor que las buenas porque ¿quién va a prestarle atención a una nota que diga que todo está bien? Respondemos más a amenazas que a la afirmación positiva porque las amenazas nos advierten que podríamos perderlo todo. Las ideas positivas, incluyendo la posibilidad de mejores alternativas, son riesgos sin cierta recompensa de por medio, mientras que lo que tenemos ahora es una recompensa cierta.

Ahora que los medios han sido democratizados, hemos agregado más carteles y altavoces para emitir revoltijos de símbolos confundidos en la refriega. Un escritor cualquiera de blogs, tal como un tipo "cool" cualquiera en un espectáculo de rock o el gran hombre en un campus universitario, se hace de un estatus diciéndole a la gente en superlativos lo que ellos quieran escuchar. Deberíamos renombrar a los blogs como "blovs" (Nota del traductor: de "bloviation", o hablar pomposamente una verborrea que no tiene ningún significado), porque son pura habladuría abundante que tiene muy poco que decir, repitiendo ideas básicas que nos excusan de arreglar los problemas al echarle la culpa a otro.

Consecuentemente, somos una especie muy dividida dentro de sí misma, una civilización que se odia e individuos que perciben una claridad religiosa en la negatividad tan fuertemente como perciben su propia falta de eficacia. Todo lo que podemos hacer, muchachos, es seguir intentando la misma maldita cosa que no resultó las ultimas seis millones de veces que la intentamos, ¡pero intentemos con mayor ahinco!

A medida que este crescendo de negatividad diaria nos asalta, nos metemos en un comportamiento tan instintivo como es el comer: miramos hacia abajo. En efecto, nos creamos un mundo pequeño, compuesto por nuestro escritorio, por lo que leemos, por nuestra computadora, por nuestro plato de comida, por nuestras rodillas mientras estamos sentados en el retrete. Mantenemos nuestras cabezas gachas para así no intentar orientarnos mientras miramos el todo.

Nosotros hemos creado, en efecto, pequeños mundos de todas las cosas que podemos controlar y hemos ignorado el mundo más grande en el cual todas las causas se hayan conectadas a efectos, en una cascada de consecuencias. Nos hemos separado de la realidad en un espacio definido por el "uno mismo". Esto no es distinto de una avestruz que esconde su cabeza en la arena o de un niño metiéndose bajo una sábana para evitar ver una película de miedo.

Algunas personas gustan de pretender que están conscientes y calmados y expresan esto a través de: (a) un desapego de los problemas del mundo y (b) la creación de "soluciones" que piensan los hacen verse mejor. Esta creencia, Catervismo (de "caterva", o muchedumbre), es una tendencia multimilenaria que representa el decaimiento de nuestra sociedad, de forjar un nuevo campo a pelearse por el botín.

Esta gente acoge ideales que son irreales porque estos ideales no pueden nunca realizarse. Incluso si no son "activistas" que pierden todo su tiempo escribiendo en blogs y protestando y lavando condones ecológicos (R), no esperan que su actividad sea productiva. Es sólo un estilo de vida.

El punto cardinal de esto, el llamado "hipster", ve esta tendencia por lo que es, un accesorio social o moda y la trata como tal. Hablan de ideologia como hablarían de música y ropa; son cangrejos ermitaños que construyen una casa de justificaciones y baratijas alrededor de ellos en un orden "único", con el fin de justificar sus personalidad hacia ti para que los ayudes a ser populares.

Deprime más aún a la gente inteligente el ver esta masa que parece crecer porque ofrece ilusiones fáciles y placenteras. Todo lo que esta masa toca pierde su autenticidad y colapsa desde dentro. Esta misma gente que parece que le importa que los malos siempre ganen, etc., son de hecho la razón de que esos malos siempre ganen por su falta de sinceridad y por lo fácil que son de manipular.

Para ganar en su tipo de sociedad, se debe venir con una opción que reitere la opinión popular - siempre variaciones de "mantén tu cabeza abajo y hazte popular o rico" - y manifestarla de alguna forma única con el mismo tipo de aproximación singular a apariencias superficiales que hace al ostentoso "hipster" parecer novedoso. Se alimentan unos de otros, como un cancer, sin contribuir a nada importante. Hasta ellos lo saben, por lo que están siempre maniáticos por tener cosas "nuevas" para celebrar cada día.

La verdad duradera no tiene lugar con esta gente.

El resto que tiene agarre con la realidad encuentra a esta gente deprimente porque parecen ganar la guerra de los números. Esto no es tan así. Tal como la mayor parte de la gente no está comprometida con un ideal político u otro, pero eligen lo menos malo de varias opciones malas, hay una mayoría silenciosa que no se ha incorporado a esta tendencia.

Esta mayoría silenciosa contiene a un grupo de gente inteligente que trabaja duro, pero que también mantiene su vista en alto. Tienden a estar deprimidos porque ven como los números triunfan por sobre la verdad y su posición de atraer a otra gente inteligente los pondrán siempre en la minoría. Muchos lectores de este artículo vendrán de este grupo.

Si se sale del mundo pequeño, tambien debería uno salirse de la capa de realidad consensual fabricada por aquellos que quieren mantener a todos en sus mundos pequeños como un medio de control. Este grupo de control, formado tanto por avariciosos hombres de negocios como por "hipsters" parasitarios, quiere que todos ignoremos la dirección colectiva de la humanidad. Ellos sacan ganancia mientras nosotros dormimos.

Sin embargo, su victoria es notablemente temporal, como lo es cualquier victoria cuando la vía va hacia abajo. Muchas guerras se han decidido despues de que un lado, ganando la mayoría de las batallas, se da cuenta de que su posición en la guerra es la de perder. La mayor parte de la gente exitosa en la vida tuvo que soportar muchas derrotas antes de encontrar una manera de expresar la idea que los llevó a la victoria.

Lo que está ocurriendo ahora es lo que precede a un embotellamiento de la población. Los embotellamientos ocurren cuando todos, excepto un pequeño grupo de los mejores, son destruidos o dejan de procrear. En una extraña manera de invertir al mundo pequeño, los embotellamientos imponen el mundo grande al grupo mayor y aquellos que no son inconscientes de la realidad (o atrincherados en mundos pequeños) prevalecen.

Este proceso es tan matemático como lo es la "naturaleza", en algún sentido romantizado. Ciertos patrones prevalecen en la manera en que los puntos de información son distribuidos, influenciados por límites. Periódicamente estos límites, influenciados por el patrón dentro de ellos, se redistribuyen y se estrechan, obligando al patrón disperso a encontrar una forma más clara y simple.

Así como nuestra especie se acerca al completo dominio sobre la naturaleza, también sufre de una falta de consistencia interna. No hay consenso político, ni de valores, ni de estilos de vida y muy poco control de calidad, especialmente en la manera en que los estados modernos crean al "Estado Niñera" y programas de asistencia social para ayudar a cualquier idiota despistado a unirse al juego de los números.

La respuesta de nuestro mundo será la de gradualmente cubrir a la mayor parte de la humanidad en una encarnación previa o de bajarlos de categoría en la escala evolutiva hacia lo que son los monos. Aquellos que se comportan como monos (copulando con cualquier cosa que se mueva, bebiendo y drogándose y sin hacer nada productivo, gozando mientras el mundo alrededor de ellos se pudre) se convertirán en monos con el paso de las generaciones. Dejen que los "hipsters" lleven sus así llamadas vidas "cool", porque no tienen poder en contra de esta tendencia más grande que su tendencia.

Muchos fallarán en hacerse de conexiones significativas con otros, fallarán en procrear y terminarán como gente solitaria y granular fuera de la poza genética. Así como los efectos de la inestabilidad que ellos mismos crearon se esparce, los países fracasarán y más serán extraídos en el subsiguiente caos, guerra, anarquía, derramamiento de sangre, enfermedades y corrupción. No será elegante, pero resuelve el problema.

Como se puede ver, no hay necesidad de estar deprimidos por el futuro de la humanidad. Todo lo que se necesita es trabajar por lo positivo en lugar de ponerse negativos y volverse hacia los mundos pequeños como el "hipster". Desarrollen su comunidad local; enriquézcanse como personas; crean arte y literatura grandiosos; háganse más fuertes y mejor instruidos en las cosas que de verdad importan: el estudio de la realidad.

El embotellamiento se viene y mientras pareciera ser que los imbéciles que imponen su dogma del mundo pequeño entre nosotros, oscureciendo al mundo grande, están ganando, no lo están. Están tan sólo alcanzando una cima de actividad antes de desaparecer. Evita la depresión, mejórate a ti mismo y a la verdad y, tan seguro como que el sol sale cada mañana, tú (y todos los realistas) triunfarán.

(November 17, 2008)

Our gratitude to "Trauco" for this translation.